Participar en el propio tratamiento de reproducción asistida reduce la ansiedad de los pacientes

Invitro TV
La redacción de Invitro TV está compuesta por profesionales de la comunicación y de la reproducción asistida, que trabajamos para ofrecerte los mejores contenidos.

Embryoscope es una incubadora para los embriones que lleva incorporada una cámara de video que filma su desarrollo. ¿Cómo se siente una pareja al observar todo el desarrollo de sus embriones, antes de que se transfieran al útero de la mujer?

Hace un año, Institut Marquès presentó en el congreso de la Sociedad Española de Fertilidad (SEF) una aplicación exclusiva con la que, por primera vez, se ha conseguido que los pacientes puedan observar desde su propia casa y en cualquier momento del día cómo se están desarrollando sus embriones en el Embrysocope.

En la página web desarrollada se les pregunta cómo se sienten al observar la evolución embrionaria. 

Los resultados de las primeras encuestas, que se presentarán en el próximo congreso de la Sociedad Europea de Reproducción Humana (ESHRE) en Londres, revelan que para la mayoría de los pacientes, la experiencia resulta emocionante y sorprendente y les ayuda a reducir la ansiedad. 

“Los procesos de reproducción asistida suelen comportar un aumento de la ansiedad: en la pareja impera la sensación de incertidumbre, la falta de control y el miedo a que no se cumpla su sueño de tener un hijo”, afirma Laura Solana, psicóloga especializada en reproducción asistida del centro ITAE. “Poder comprobar el estado de los embriones aumenta la sensación de control y disminuye la incertidumbre. Los futuros padres mantienen una implicación positiva a lo largo del proceso. Esa tranquilidad será beneficiosa y necesaria no sólo durante el tratamiento, sino durante el transcurso del embarazo y en la futura maternidad”.

Cabe destacar que los pacientes tienen también a su disposición la posibilidad de consultar posibles dudas por teléfono o en persona, dado que van a estar expuestos a una información como es la del desarrollo embrionario, que puede resultarles demasiado técnica.

La Dra. Marisa López-Teijón, Jefa de Reproducción Asistida de Institut Marquès, comenta: “Una de las mayores preocupaciones de las parejas que hacen Fecundación In Vitro (FIV) es saber cómo están sus embriones en el laboratorio y si evolucionarán bien o no. Ideamos este sistema para darles mayor acceso y control sobre el proceso del laboratorio, se trataba de que pudieran verlos como los ven los embriólogos”.

Abrir online el laboratorio a los pacientes es un ejemplo del concepto de empowerment que ha emergido en los últimos tiempos: un nuevo perfil de paciente que participa activamente en la gestión de su salud. Internet ha provocado un cambio en esta relación médico-paciente, acortando las distancias. El conocimiento abierto y compartido en la red permite que cada vez más personas tengan acceso a la información necesaria para gestionar su tratamiento.

En el caso de la Medicina Reproductiva los pacientes están especialmente empoderados: suelen ser activos y expertos, comparten sus experiencias en redes sociales, crean blogs, escriben libros. Según señala la Dra. López-Teijón, “Acuden a la consulta con muchos conocimientos previos adquiridos a través de Internet y de su propia experiencia en tratamientos previos que no han funcionado: se sienten capaces de tomar el mando de su tratamiento e incluso de cuestionar los criterios médicos”.

By | 2016-10-28T09:44:05+00:00 23 Mayo, 2013|Noticias|

Deje su comentario