La inseminación artificial es un proceso que consiste en depositar los espermatozoides en el aparato genital femenino sin que exista ninguna relación sexual. En este caso, para la realizar una inseminación artificial conyugal (IAC) se utiliza semen de la pareja o del marido. Este proceso también recibe el nombre de inseminación artificial de marido (IAM).

Tipos de Inseminación artificial

La inseminación artificial intrauterina es la modalidad de inseminación más efectiva y por este motivo también la más usada. Consiste en colocar los espermatozoides dentro de la cavidad uterina mediante el uso de un catéter o cánula especial muy fina y que no produce ningún dolor.

Otra modalidad de inseminación artificial es la paracervical que consiste en depositar los espermatozoides en el cuello uterino. Es menos usada que la intrauterina debido a su
menor efectividad.

Indicaciones de la Inseminación artificial

Una pareja puede ser candidata a realizarse una inseminación artificial conyugal cuando:

– Padece alteraciones en los parámetros seminales (concentración, motilidad o morfología espermática).
– Hay una disfunción ovulatoria.
– Está alterada la función de la cérvix o cuello uterino y ésta provoca una barrera para el paso de los espermatozoides.
– Existe endometriosis sin ser grave, ya que se mantiene la integridad funcional pélvica.
– Hay un factor inmunológico (presencia de anticuerpos anti-espermatozoides en el semen o en el moco cervical femenino)
– Hay una incapacidad de colocar correctamente el semen en la vagina.
– Hay esterilidad idiopática (se desconoce la causa de la esterilidad)

trompas de falopio

Antes de proceder a la inseminación artificial, es importante asegurarse de que las trompas de Falopio son permeables

Tasas de embarazo en Inseminación artificial

A una pareja que lleva a cabo una Inseminación artificial se le suele realizar tres o cuatro ciclos. La posibilidad de embarazo, después de haber realizado los cuatro ciclos, es del 25% (una de cada cuatro mujeres).

Cabe destacar también que una pareja nunca debe realizarse una Inseminación artificial cuando:

– No exista permeabilidad tubárica, lo cual se comprueba previamente mediante una prueba llamada histerosalpingografia (HSG).
– Después del tratamiento seminal se recupera un número bajo de espermatozoides móviles progresivos (menos de 3 millones). En este caso será aconsejada realizar una Fecundación In Vitro o una FIV-ICSI.
– La respuesta de los ovarios a la estimulación es exagerada (ya que existiría un riesgo importante de embarazo múltiple de alto grado).
– La edad de la mujer es mayor de 38 años y además, su esterilidad es de larga duración.

Pasos de la Inseminación artificial

El procedimiento de la Inseminación artificial consta de tres etapas:

1. Estimulación de los ovarios con fármacos inductores de la ovulación.

Son en su mayoría hormonas (FSH y HMG) y promueven en los ovarios el crecimiento y maduración de los óvulos hasta su ovulación. Esta estimulación ovárica debe ser controlada por el ginecólogo especialista en reproducción asistida en un proceso llamado monitorización ovárica, que evita la inseminación cuando un desarrollo ovular excesivo pueda suponer un riesgo de embarazo múltiple de alto grado.

2. Preparación del semen.

Es necesario realizar un tratamiento del semen cuando hay que llevar a cabo una inseminación artificial.
Este tratamiento, conocido con el nombre de capacitación espermática, permite obtener una población numerosa de espermatozoides con buena movilidad y aislarla de los demás componentes del semen. Es útil también para eliminar las prostaglandinas, éstas son sustancias presentes en el líquido del eyaculado y que pueden producir fuertes contracciones uterinas indeseables si son introducidas dentro del útero de la mujer.

inseminación artificial

La preparación del semen se lleva a cabo mediante técnicas especiales de centrifugado

3. Inseminación o introducción de la muestra espermática.

Se introduce mediante un catéter o fina cánula a través del cuello de la matriz hasta hacerla llegar al interior del útero. Una vez dentro se inyecta la muestra espermática capacitada.
La inseminación intrauterina debe practicarse a las 38-40 horas posteriores de la inyección de la HCG, que es cuando ya se ha iniciado el proceso de liberación del óvulo ya está iniciado o éste es inminente.

El proceso no necesita hospitalización y permite a la mujer proseguir con su vida cotidiana después de unas horas de reposo.

También te puede interesar

  • El impacto de la medicina reproductiva en la sociedad de hoy

El impacto de la medicina reproductiva en la sociedad de hoy

June 11th, 2013|0 Comments

El Dr. Antonio Pellicer del Instituto Valenciano de Infertilidad (IVI) nos explica cuál es el impacto de la medicina reproductiva en la sociedad actual. Si yo tuviera que hablar de cuál es el [...]

  • Vitaldona

Vitaldona – Me gusta sentirme bien todos los días

May 10th, 2013|0 Comments

Vitaldona es el primer tratamiento de cuidado integral femenino. Gracias al Eleuterococo, Vitaldona modera los efectos no deseados de los cambios hormonales y equilibra el estado anímico. Las vitaminas E, C, B12, B6 y D3 [...]

  • Estilo de vida e influencia en la fertilidad

Estilo de vida e influencia en la fertilidad

April 25th, 2013|0 Comments

En el marco de 39 Symposium Internacional Fertilidad de Salud de la Mujer Dexeus, la Dra Rosa Tur nos habla de cómo nuestros hábitos y estilo de vida influyen en la fertilidad. ¿Cuánto [...]

  • ginefiv-25-aniversario

Ginefiv cumple 25 años de trayectoria en el campo de la reproducción asistida

April 11th, 2013|0 Comments

La clínica de reproducción asistida Ginefiv ha querido celebrar de manera especial su 25º aniversario. Para ello, el centro organizará diversas actividades conmemorativas a lo largo de este año. En este vídeo los principales [...]