Eyaculación retrograda

Expulsión del esperma hacia el interior de la vejiga, en lugar de ser expulsado a través del pene. La causa es el mal funcionamiento del esfínter de la vejiga, que en condiciones normales se contrae de forma que el semen por la menor presión va hacia la uretra. Esto puede ser debido a una intervención de próstata, al sistema nervioso autónomo o como efecto secundario de algunos medicamentos tales como la Risperidona y la Tamsulosina. Otras causas frecuentes de eyaculación retrógrada son la diabetes y la resección transuretral (RTU) de próstata.

Se trata de un trastorno poco frecuente y que se puede presentar de forma parcial o total. Sin embargo, el hecho de que el semen vaya a la vejiga y se mezcle con la orina es inofensivo y éste se expulsa con la micción normal. Por otra parte, si que hay que tener en cuenta que puede verse reducida la fertilidad del varón, ya que el semen no es expulsado en el interior de la vagina.

Entre los síntomas más comunes que pueden sugerir este trastorno destacan la orina turbia después del orgasmo, la escasa expulsión de semen en el orgasmo o una posible infertilidad.

El tratamiento de la eyaculación retrógrada consiste básicamente en la administración de medicamentos como la pseudoefedrina, que aumenta la cantidad de semen que se eyacula hacia afuera o algún antidepresivo como la imipramina.

Cuando la eyaculación retrógrada es producida por la ingesta de algún medicamento, acostumbra a ser reversible cuando se suspende la toma del mismo, sin embargo, cuando ésta es producida por cirugía o diabetes no suele tener solución.