Cuatrocientas parejas extremeñas están a la espera de someterse a un tratamiento de fertilidad después que el Gobierno autonómico de Extremadura anunciara que pondrá en marcha un nuevo programa público de donación de óvulos. El Centro Extremeño de Reproducción Humana Asisitida (Cerha) se plantea dar prioridad a las parejas que no tengan descendientes.

El Consejo de Gobierno de la Junta de Extremadura aprobó, el pasado 29 de enero, un decreto en el que regula el programa de la donación de óvulos y establece todos los requisitos necesarios que deben reunir tanto receptoras como donantes para poder participar en él. Por ahora, la mitad de estas parejas de extremeños que están a la lista de espera tienen menos de 40 años.

Francisco García Malpartida, director del Centro Extremeño de Reproducción Humana Asistida (Cerha), explica que aún quedan algunos detalles pendientes, como por ejemplo, si para establecer el orden en la lista se va a poner un límite de edad. En principio, las receptoras deben ser mayores de edad, usuarias del Servicio Extremeño de Salud (SES) y contar con un diagnóstico de esterilidad.

El doctor y director de Cerha explica que a medida que se avanza la edad hay más riesgo de que aparezcan complicaciones durante el embarazo y, por lo tanto, las probabilidades de malograr un bien donado. Por este motivo, tiene más posibilidades de tener un niño sano una mujer de 35 años que una de 45.

Otra cuestión que se plantean desde Cerha es dar prioridad a las parejas que no tengan descendientes. En este sentido, los expertos especifican que deben tener primacía absoluta las mujeres que tengan algún fallo ovárico. García Malpartida explica que cuando existe un fallo ovárico, las probabilidades de un embarazo son de un 5%. De hecho, hay varias investigaciones que que dicen que un 13% de las mujeres en edad fértil han acudido a las consultas con problemas relacionados con este tema.

Desde Cerha también se plantea que tengan preferencia aquellas mujeres que, siendo menores de 35 años, hayan perdido sus ovarios. Por otra parte, los expertos creen que deberían quedar totalmente descartadas aquellas que tengan cualquier otro factor que contraindique las técnicas de reproducción convencional.

El director explica que uno de los puntos flacos del nuevo programa de donación de óvulos es la compensación económica que recibirán las donantes. Según la Ley 14/2006, de 26 de mayo, sobre técnicas de reproducción asistida, señala que la donación debe ser totalmente anónima, manteniendo así la identidad de la donante en secreto y que a cambio se reciba una compensación económica por los desplazamientos ocasionados y por el tratamiento a la que se ha visto sometida. La Sociedad Española de Fertilidad (SEF) fija la cantidad a recibir en unos 940 euros.

Hasta ahora, las clínicas privadas retribuían las donaciones de óvulos con cantidades similares a las que establece la ley, pero ahora pueden subir libremente esta cantidad para así competir con la sanidad pública, cosa que tentará a las futuras donantes.

Invitro TV
La redacción de Invitro TV está compuesta por profesionales de la comunicación y de la reproducción asistida, que trabajamos para ofrecerte los mejores contenidos.