El Instituto de Reproducción Asistida (IRA) del Hospital Materno Infantil de Badajoz, que cumplirá cinco años el próximo marzo, ha propiciado el nacimiento de 1.200 bebés desde su creación. Especialistas del centro destacan manifiestan que la tasa de éxito en tratamientos de fecundación in vitro (FIV) es del 38%.

El director de IRA, Francisco García Malpartida, indica que el servicio de reproducción asistida del centro es el único de todas las comunidades autónomas que carece lista de espera. El mismo experto cree que esto es debido a su modelo de gestión.

Cabe destacar que el centro se ubica en la planta baja del Hospital Materno Infantil de Badajoz, donde el equipo del IRA realiza 10.000 consultas al año, de las que realiza unos 600 ciclos o tratamientos a la paciente para que pueda llegar a quirófano y 700 de inseminación artificial.

Los especialistas señalan que de todas esas consultas, la punción de ovario supone el 58% de todas las intervenciones programadas con anestesia general de ginecología. La punción ovárica es una intervención sencilla y que dura poco tiempo (aproximadamente unos 15-20 minutos). El objetivo es aspirar el líquido contenido en los folículos ováricos. Éstos, son pequeños quistes de unos 25mm de diámetro, donde en el interior de cada uno reside y madura un óvulo.

Mediante la ecografía se localizan los folículos y se puncionan con una aguja conectada a un sistema de aspiración. Se aspira el líquido folicular, donde se haya el ovocito, y luego se remite al laboratorio rápidamente para localizarlos e identificarlos mediante el uso de un microscopio. Una vez han sido localizados e identificados, se mantienen en el incubador en las condiciones adecuadas para favorecer su desarrollo hasta el momento de la inseminación. El número de ovocitos recuperados varía según la respuesta de cada paciente al tratamiento, pero cabe destacar que la cifra media de ovocitos que se obtienen por ciclo suele ser de diez o doce.

El director del centro destaca que tienen un modelo de gestión distinto al de otros centros del país ya que en el IRA trabajan 365 días al año, cosa que les permite obtener un 28% más de rendimiento.

García Malpartida explica que las pacientes que acuden al IRA son mujeres con una edad media de 34 años, dos más que la maternidad española. El mismo especialista indica que si en las parejas infértiles existe una una problemática especial que no se pueda tratar en el centro, se derivan a Madrid. Esto ocurre de media en cinco o seis casos al año y suelen ser pacientes con enfermedades hereditarias y que no aceptan la donación.

No obstante, el encargado del centro destaca que un factor que se debe perfeccionar es la congelación de embriones para obtener así una tasa mejor de éxito con embriones criopreservados.